EL BHAGAVAD GĪTĀ Capitulo XV

Viernes 15 deNoviembre de 20h. a 22h.

Centro de Yoga Namaste de Cornella

  Introducción

En el Bhagavad Gītā cap. XV… se compara al mundo material con un árbol pipala, este árbol es una higuera  considerada sagrada en la India, que simboliza debido a su forma, lo enredados que estamos en este mundo… el propósito último del Conocimiento es comprender esta forma de vivir y desenredarse utilizando Viveka “discernimiento” y Vairagya “desapego”. El resto del capitulo Krishna lo dedica a explicar su naturaleza trascendental y enumera algunas de sus manifestaciones a través de las cuales mantiene toda la creación cósmica…

Krishna… cuando se han cortado estas “ramas” que son como enredaderas se alcanza ese estado de donde no se vuelve jamás… refúgiate en el Espíritu Primordial de quien ha surgido este eterno proceso de manifestación, ¡Oh Arjuna! (BG. XV. 3-4)

Comentario

En el Bhagavad Gītā capítulo XV… dice mientras se está a merced de la “ignorancia” es posible que creas que uno no se puede librar de un enredo tan fuerte pero no es así. Por muy fuertes que sean esos enredos pueden talarse con una afilada y fuerte, “hacha” llamada discernimiento o “Viveka”… también se relaciona este árbol con “Samsara”, se dice “cortar el árbol de Samsara”(1) que significa erradicar el egoísmo y la ignorancia a través del control de la mente y de los sentidos.

Arjuna Pregunta

¿Qué clase de personas alcanzan la meta eterna? Krishna responde en el Bhagavad Gītā capítulo XV… libre de orgullo y engaño, victorioso sobre el mal de apego, morando en el Yo, con los deseos sofocados, y libre de los pares de opuestos como placer y dolor, el que tiene la mente clara alcanza Eso, Eso que es “la meta eterna”… los que llegan allí no vuelven, pues esa es Mi morada, la Suprema morada, asevera Krishna… (BG. XV. 5-6)

Pero ¿como podemos ver o percibir ese “Yo” o Atman? pongamos por ejemplo la cara de un hombre, esta no se reflejará en una pared, una madera, o un bloque de piedra… pero esa misma cara sí se reflejará nítidamente en un espejo limpio, es decir que lo que se refleja en el espejo va a depender del grado de limpieza de éste. Cuanto más “limpio” esté el espejo mejor reflejará la cara. De modo semejante el Atman brilla con más claridad en aquellos que han “purificado” sus diferentes componentes constitutivos y han dejado atrás los aspectos que impiden que el Atman “brille” en todo su esplendor. Este brillar se refiere a que pase al frente de nuestra vida…

En el Bhagavad Gītā capitulo XV Krishna explica que el alma individual es una chispa de lo Divino que se convierte en un alma encarnada… y que cuando se destruye la ignorancia, que es lo que nos limita, el yogui es consciente del alma individual y de su identidad con el Ser Supremo.

Lugar: Centro de Yoga Namaste Cornella de Llobregat